Oyasumi Punpun y cómo deprimirte si sigues leyendo

Yo y mis extremos sentimentales hijos del inframundo, no siempre es sonrisas en esta vida y para eso basta con leer de entre muchos, Oyasumi Punpun escrito e ilustrado por Inio Asano.



Punpun Onodera, nuestro particular protagonista, es un ave.

Oyasumi Punpun sigue la vida y las experiencias de Onodera Punpun, un muchacho joven que vive en Japón, aunque los demás personajes lo ven como un ser humano.

El manga sigue a Punpun a medida que crece, divide el libro en alrededor de 4 etapas de su vida: La escuela primaria, escuela media, escuela secundaria y los 20 años. 

Entonces como todo humano normal sufre cambios de acuerdo con su edad, estado de ánimo y el ambiente, su cara cambia de acuerdo a su estado de ánimo.

Como todos, crecemos y en algún punto los caos amorosos: los del protagonista principalmente con Aiko Tanaka, una compañera de la que se enamoró perdidamente hasta la obsesión (casual de la madurez emocional y el primer amor) donde empieza uno, empiezan otros amores. Sabemos que el amor siempre nos hace a todos hacer reflexiones internas existenciales, pues recordemos que él  ha crecido dentro de un núcleo familiar totalmente disfuncional, sin un padre presente, con una madre desligada emocionalmente de su hijo y un tío inestable sentimentalmente como figura paterna. Esto lo lleva, como a mucha gente, a buscar respuestas allá afuera.

La soledad emocional desde su niñez es la razón de su ansiedad, de su poca empatía y la ignorancia frente a situaciones donde se requiere un control de emociones, por esto no sabe que hacer cada vez que Aiko le dirige una mirada, ¿Cómo no hacerlo? si el amor es algo sin definir por si mismo, ahora para alguien a quien nadie ama en casa o fuera de ella. ¿Amar? ¿Qué es eso? ¿Cómo lo sé? Aiko... Este recurrente piensa en ella, no lo dejará en paz nunca,  ¿Cómo un niño sin apegos le cuesta mucho más amar?

Una personalidad introvertida eso es lo que logra de alguna manera, desenvolviéndose a su modo y sin perder el ritmo de su vida. ¿Y en casa? ¿Para qué estar en un mundo disfuncional?, ir hacia su propio destino, todo esto siempre nos lleva a conocer a la amante muerte...

Allá afuera eres tú y sólo tú y crecer así traerá sexo, amores de noche, amores imaginarios, además de amores que valen la pena. Pero al caer la noche siempre se dormirá pensando en Aiko, que en algún punto volverá trayendo una inestabilidad en su vida por darle todo lo que ella quiere sin medir las consecuencias.

Bueno bueno... ya porque aquí ya parecen clases de psicología. Sólo me queda decirles que todos hemos hecho esto: Cuestionarnos... Todo.

Desde la satisfacción personal, el sentido de nuestra existencia como humanos, el origen de lo que llamamos vida, las creencias religiosas y el abandono social, porque al final del camino todos miramos al cielo, a nuestro al rededor para sentir una esperanza, algo a qué aferrarte, hay tantas personalidades en este mundo, buenas, malas y que deseas que mueran... El silencio y la soledad, esos compañeros eternos que nos permiten vivir tranquilos.

¡Leánlo! Pero ¡Leánlo! Muchos caben ahí entre esas páginas.

Sweet nigthmares and poison kisses


Panini México S.A. Todos los derechos reservados.

Publicar un comentario

0 Comentarios