Shigurui y el amor a las Tripas Reseña

Ahhhhhh... mis queridos hijos del inframundo, no todos aman la sangre, ni ver cuerpos destrozados, pero amamos el arte, por eso hoy les hablo de Shigurui, escrita por Norio Nanjo e ilustrada por Takayuki Yamaguchi.


Ahhh... ese bello aroma tradicional jápones de épocas bakufu ¿pueden imaginarlo? hasta emperadores están ahí... como galletas y té.

¿De que hablo? Lo típico dos samuráis que son eternos rivales que se enfrentan para satisfacer a un emperador y sus ideales. Tenemos que los samuráis están acompañados por una mujer.

El emperador quiere celebrar un duelo donde los participantes pueden luchar con armas reales, en vez de con espadas de madera como dictaba la ley, ¿por qué no? Chance y es más divertido, como todo, nos parece ilógico que tus mejores hombres luchen a muerte y con katanas, entonces viene el porqué de las cosas, ya saben siempre les gusta ir del presente al pasado, digo, para saber porque son eternos rivales.

Casual llegó al dojo Irako, un joven ronin y retó al dojo, así que Fujiki, el mejor de los estudiantes hizo el honor a su dojo. Irako lo derrota generando deshonra. Entonces las cosas no se quedan así el maestro del dojo salió a luchar contra Irako, y le gana fácilmente haciendo notar que éste joven ronin tenía ciertas habilidades, como saltar más allá de lo que uno normal haría (yo ni medio kilo de tortillas brinco 😆) y mucha elegancia, armonía y desenvoltura para cualquier técnica.

Le concedieron una audiencia con el sensei supremo, que tras cortar un vegetal pegado a su frente lo aceptó como estudiante en el dojo (yo apenas puedo hacer rebanadas delgadas de zanahoria y éste tipo como si nada ¬¬ ).

Entonces eso nos da línea de la historia, hasta llegar a la escena principal, como les dije el aroma y el amor a la sangre... miradas penetrantes en lugar de conversaciones sutiles, con músculos súper definidos, detallados a la perfección, desnudos, muñones,  vísceras, desmembraciones, decapitaciones, come ojos, pezones, mucha sangre, todo súper crudo, pero les dije amor al arte... más que ver lo grotesco, veamos la ilustración, la trama, la psicosis en humanos llenos de fallas y situaciones inesperadas. 

Ah... porque ¿saben cuál es el detalle de estos samurais? Uno es Ciego y el otro no tiene un brazo. Efectivamente estos dos son los mejores. Arte, les dije amor al arte, me recuerda mucho al videojuego de Samurai Shodown, pero esa es otra historia.

Así que ¡Leánlo! ¡Veánlo! pero inclúyanlo en su vida.

Sweet Nightmares and poison kisses.


© 1998-2021 Anime News Network. All rights reserved.



Publicar un comentario

0 Comentarios