Sing Yesterday For Me: El camino desesperado entre el desapego, anhelo y amor.

La remembranza de la vida, la toma de decisiones, el amor, los amigos, la independencia, no dejar ir el pasado por el tormentoso desconocimiento de no saber que depara el futuro esto solo son el giro de circunstancias que conforman el ciclo sin fin que nos hacen seguir en este camino de la vida.

Hablemos de Yesterday Wo Uttate (Sing “Yesterday” for me), un slice of life dramático que recurre a elementos simples para crear una narrativa melancólica, romántica y reflexiva que te deja con deseos de más por cada episodio que transcurre. Su perspicaz manera de mostrarte hechos del camino por convertirse en adulto, marcan a esta serie como uno de las mejores series slice of life, de romance que no te podrías perder independientemente si eres fan del anime o no.

La adaptación animada basada en el manga seinen  de Kei Tōme toma elementos narrativos que nos conectan con cada personaje, ¿Qué haré cuando sea adulto?, ¿motivación, resilencia, amor? Todo inicia con un  “círculo amoroso”, si es que podemos describirlo de esa manera, entre cuatro personas: Rikuo un joven que no sabe qué hacer después de la universidad y trabaja en un minisuper, Haru una chica que fue expulsada de la escuela por trabajar en un bar y está enamorada de Rikuo desde la secundaria, Shinako amor platónico de Rikuo y ex-profesora de Haru y Rou hermano del antiguo amor de Shinako y quien también está enamorado de Shinako.



Historia (Contiene espoilers)

Al terminar la universidad, Rikuo Uozumi, se encontraba sin una meta fija por lo que decidió no buscar un empleo y encontrar su camino mientras se encuentra trabajando en un minisúper. Hasta que aparece una chica con un cuervo quien está interesada románticamente en él. En este punto el contraste de edades entre ellos es claro, por una parte es marcada la madurez y el desinterés de Rikuo por Haru y del lado de Haru se muestra a la clásica joven enamorada por hacer lo necesario para que el chico en el que está interesada le haga caso, a no ser que algo se interponga. En escena el viejo amor de universidad de Rikuo regresa a la ciudad, después de no adaptarse a su nuevo trabajo y de haber conseguido un trabajo nuevo como maestra en esa localidad.

El hilo dramático no tarda en enredarse después del primer episodio. Con un Rikuo dispuesto a conseguir el amor de Shinako y con Haru detrás de él esforzándose por llamar su atención, inician escenas de confrontación entre cada pareja para descubrir sus verdaderos sentimientos.

El toque de drama romántico distinguible en cualquier slice of life no falta aquí, lo que no la hace una serie que destaque de lo ya disponible entre varias producciones animadas. El gran detalle se ve en el desarrollo de cada personaje entre cada escena y diálogo, con la finalidad de conceptualizar la necesidad de que el espectador conecte con cada personaje para emitir un sentimiento dentro de él.

La serie a lo largo de sus episodios te muestra lo simple que es el amor juvenial, lo complicado que los adultos hacemos las relaciones al no mostrar nuestros sentimientos y el terrible apego emocional que tenemos  a nuestros  fantasmas ocasionando daños a terceros  por nuestras acciones.

Recorrer esta serie a pesar de contar con una adaptación muy reducida por contar con solo 12 episodios deja ver muchas de las situaciones reales en las que podemos encontrarnos día a día. Por lo que la serie te atrapa con los primeros episodios y no te soltara hasta que sepas como termina este enredo romántico.




Adaptación

El manga publicado por la editorial Shūeisha fue serializado en 1997 y finalizado en 2015. Pero no fue hasta abril del 2019 que se anunció la adaptación animada y en este 2020 vió la luz de manos del estudio Doga Kobo.

Con Takafumi Kuwano (Plastic Memories) como director de fotografía, Junichirō Taniguchi (Puella Magi Madoka Magica) en el diseño de personajes y Yoshiyuki Fujiwara (Shingeki no Kyojin, Sword Art Online) como director lograron una composición animada acorde a la historia que nos presentaban. Los detalles, bordes y escenarios presentados logran ser bien encuadrados y adaptados para un formato en alta definición. Si bien hay detalles que pueden molestar un poco en los escenarios nocturnos, la iluminación de cada escena hace que puedas disfrutar la historia y la animación sin perderse detalles importantes en los diseños de los personajes.



Comentario final

Yesterday wo Uttate representa una historia madura y de reflexión, lejana de ese tipo drama escolar adolescente, lo que la convierte en una serie apta para todo tipo de público pero más entendible para jóvenes que comprenden lo complicado que es ser adulto y lo difícil que es olvidar a la persona que amas a pesar del tiempo y para adultos que entienden las dificultades  de poder soltar a sus fantasmas para continuar con su vida. Te muestra que es válido andar perdido sin rumbo a pesar de los recuerdos del pasado y los conflictos constantes del presente, todo mientras logras encontrar lo que te apasiona y avanzas de ese estancamiento emocional y social.

Si ya la vieron me gustaría escuchar su opinión en los comentarios y si no que están esperando, está disponible en Crunchyroll.


¡Nos vemos en la siguiente!


Publicar un comentario

0 Comentarios